La feminidad del siglo XXI

“El alma humana tiene necesidad de verdad y libertad de expresión” Simone Weil

"Ni cogeré las flores, ni temeré las fieras” Juan de Yepes



LA PRÓXIMA SEMANA


LA PRÓXIMA SEMANA ESTARÉ EN GALICIA, HACIENDO LAS SIGUIENTES CHARLAS:

BETANZOS
“La guerra de sexos”
Día 24 de setembro, 19 h.
Organiza CSOA Vistalegre
Carretera das angustias, Betanzos. antes do desvio direccion Sasda.

A CORUÑA
Día 25 de septiembre, 20 h.
"Eros y regeneración social"
Organiza CNT
Rua Washington nº 36 bajo

VILAGARCÍA DE AROUSA
“O feminismo no século XXI. Unha mirada crítica”
Día 26 de setembro, 21 h.
Organiza CNT
Alexandre Bóveda nº 2, 3º

PONTEVEDRA
Día 27de septiembre, 20 h.
“Mujeres de la tradición, la feminidad no patriarcal de la mujer del pueblo”
Organiza CNT
Lugar Fundación Cuña-Casasbellas
Rúa Gerardo Álvarez Limeses,12  

VIGO
"La reconstrucción de la feminidad (y reivindicación de la masculinidad) contra la biopolítica del sistema"
Día 28 de septiembre, 18 h.
Organiza CNT,  
C/ Príncipe 22, 1º piso, local 34,


Estaré también diciendo unas palabras el día 27 de septiembre A LAS 12,30 h. en el Pozo da Revolta, en Marín, en el homenaje que hace la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica a Carmen Pesqueira, “La Capirota” fusilada el 18 de agosto de 1936 en ese lugar.

¿Será más decente el capitalismo...?

¿SERÁ MÁS DECENTE EL CAPITALISMO
CUANDO MANDEN LAS MUJERES?

Dedicado a las cajeras de supermercado, las obreras del textil, de la industria
alimentaria o del calzado, a las limpiadoras, las dependientas y todas las
 mujeres que intentan sobrevivir en esta sociedad que niega y acosa la vida.

Desde esta semana el primer banco de la eurozona, primera empresa española por capitalización y la 43ª del planeta, está mandado por una mujer. Muchos seguirán haciendo un escorzo mental inextricable para mantener la tesis de la superioridad moral de “la mujer” y la utopía de un mundo más justo y feliz mandado por féminas.
¿Será la Banca, ahora que los consejos de administración los preside Ana Patricia Botín más decente que cuando lo hizo su padre?
Habrá quien, para superar el conflicto cognitivo entre el dogma y la realidad asevere que, en realidad, Ana Patricia no es una mujer sino un hombre, pero a esos no merece la pena dedicarles ni siquiera una línea.
Lo cierto es que a comienzos del siglo XXI el poder mundial empieza a declinarse cada vez más en femenino. Las poderosas crecen a un ritmo tan acelerado que pronto se equilibrarán con los poderosos y después los aventajarán en número. El mundo no se ha hecho más humano ni más justo por este detalle, al contrario, la opresión sobre el pueblo (hombres y mujeres) se reduplica y los grandes proyectos de sometimiento tienen más éxito cuando los acometen féminas puesto que se justifica su autoridad omnímoda con el argumento de que, siendo una minoría de oprimidas, deben “emanciparse” y “empoderarse”.

Las amazonas del Kurdistan

Las AMAZONAS del KURDISTAN


Magnífico y valiente artículo de Marisol Paredes que comparto. Pocos se atreven hoy a definirse con claridad y contundencia frente al islamofascismo que sigue creciendo y ampliando su influencia a través del Estado Islámico de Irak y el Levante, Hamás, Hermanos Musulmanes etc. etc.
Que en la resistencia del pueblo kurdo las mujeres sean fundamentales demuestra que no son los privilegios ni la protección lo que alimenta la emancipación femenina sino los deberes y sacrificios por la libertad.
La cifra de entre el 40% y el 50% de combatientes femeninas en las distintas zonas indica que las cuotas no son necesarias cuando la emancipación se ha hecho carne en las mujeres.

EN OTRO MUNDO


EN OTRO MUNDO


Volviendo del encuentro de Jaca en Lozoya el espacio privado de la casa, los tiempos de la ciudad y el trabajo resuenan fríos y tristes en el alma.
Durante cuatro días vivimos en otra dimensión, convocamos al espíritu de la comunidad como organismo vivo y auto-regulado. De los cero a los muchos años, personas de todas las edades compartimos no solo un mismo espacio sino un solo mundo no fragmentado por edades, ideologías, lenguajes, indumentarias, gustos o preferencias. En un solo plano cohabitaron lo cotidiano y lo extraordinario, las necesidades del cuerpo, las del entendimiento y las del alma. Mesas redondas, comunicaciones, talleres, niños y niñas que maman, que corren, que inventan, que se autogestionan  pero respetan el espacio sagrado en el que se reflexiona, se analiza y se concentra la atención de quienes deseamos comprender algo más el mundo e intervenir en él.
El espíritu de Jaca está más allá de defender un ideario muy definido, es algo más ancestral, más entrañado y entrañable, se trata de recuperar la unidad de la vida y el valor de formar un solo cuerpo para volver a encontrar el uno, la propia identidad y singularidad en el caldo primigenio e indiferenciado del todo, del común.
Espacios para escuchar, para hablar, para asentir y discrepar, debatir y buscar alternativas, explicar, entender, amamantar, cuidar, sentir, comer, disfrutar del paisaje, cantar y contar, hacer lo previsto o improvisar, dormir (poco), compartir, conocerse, pasear. Criaturas que observan y se nutren, adolescentes que se liberan de la obligación impuesta de ser secos y cerrados, madres nutricias para los bebés y madres nutricias para el colectivo que se ocupan de que no falte nada.
La posibilidad de que la sociedad se regenere se hace más visible cuando entiendes física y materialmente que la comunidad es el producto de esa complejísima retícula que tejen las necesidades vitales, la delicada presencia de los afectos, el amor por la verdad sin descuidar el amor por la vida, el equilibrio entre lo pensable y lo posible, la capacidad para tener límites y ponerlos primero a uno mismo que a los otros, el respeto universal y el amor que trasciende las afinidades, la proporción equitativa entre lo individual, lo familiar y lo social, la asunción del conflicto y el desencuentro como partes inevitables de la vida humana. Si hubiera una revolución tendría que ser, a su manera, una expansión del espíritu que vivimos estos días.

El calostro que ha sido el símbolo de los encuentros de Jaca como encarnación del líquido sagrado de la vida ha convivido estos días con el dolor y la pérdida de la muerte. Faltó Lola Ruiz, a quien no tuve la suerte de conocer en vida, y su falta nos recordó en cada momento que, aunque efímera, la vida ha de ser celebrada.

Nada será como antes


NADA SERÁ COMO ANTES


                                                Maternidad doble, Juan Haro 

Ser madres es realmente un punto de inflexión en la vida de las mujeres (otro día hablaré de cómo se realiza también en la vida de los hombres), antes de ser madres éramos ya personas, con intereses, necesidades, potenciales, habilidades, vínculos, ideas y mucho más, y éramos ya mujeres con un cuerpo de mujeres y funciones vitales femeninas, ovulaciones, menstruaciones y estados hormonales singulares, con una percepción determinada de nuestra feminidad, impulsos y vida sexual, deseo, lenguaje sexuado o desesexuado e identidad propia.
Pero la maternidad aporta cosas que antes no teníamos, la realidad es que cuando somos madres ya nada vuelve a ser como antes.
VICTIMISMOS Y NEO-RACISMOS

La prensa estos días da cuenta de un nuevo conflicto racial en EEUU, la muerte de un joven a manos de un policía de Misuri desata las iras de la población negra, volvemos a escuchar el mantra del racismo blanco y los negros víctimas, un discurso tan fácil como falso que nos describe un mundo maniqueo en el que el color de la piel nos divide en buenos y malos. Es el racismo moderno, la versión actual de los esencialismos religiosos.
Sobre mi mesa tenía justamente dos artículos que deseaba comentar, uno habla de Oprah Winfrey, la mujer negra que dirige un imperio multimillonario en una de las industrias con más poder del imperio, la del adoctrinamiento mediático y que ha sido definida por la revista Forbes como una de las personas más poderosas del planeta. A Oprah también la presentan con esos rasgos de víctima del sistema por ser mujer y negra, pobre y abusada desde niña e incluso por tener sobrepeso y abusar de las drogas.